6 años de Luciani: de la autonomía a la dependencia

“Lo que llamamos destino nos marca misiones en la vida y debemos obrar correctamente para cumplirlas” Oscar Luciani, discurso de asunción.

El triunfo de Oscar Luciani en 2011 abrió la puerta a una nueva etapa política de nuestra ciudad, que detrás de la vieja expresión del partido vecinal, supo construir un estilo y forma de gobierno. Durante su primer mandato, el Intendente, esgrimió la defensa de la autonomía municipal como una de sus principales banderas. Austeridad, fue una de las palabras que más escuchamos durante esos años. En su primera asunción expresó que “de esta situación de verdadera emergencia salimos todos juntos o profundizaremos una crisis terminal que Luján no merece y que paraliza su desarrollo”. En consecuencia, hoy debemos preguntarnos: ¿Luciani fue motor de desarrollo de estos seis años de Luján?

Primer gobierno: Austeridad y autonomía

La cuestión de la autonomía durante el primer mandato, le permitió al gobierno local mantener distancia de la administración provincial y nacional. Frente a los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner y Daniel Scioli, el Intendente mostraba cierto “castigo”. La falta de capacidad de gobierno durante sus primeros cuatro años fue sucesivamente justificada por la ausencia de recursos. Hizo un arte de la defensa de la autonomía, la independencia y la defensa de Luján por sobre los poderes centrales. La ciudadanía se identificó con su imagen de honestidad y transparencia por sobre todas las cosas. El clima social y la creciente polarización Macri-Cristina ayudó a Luciani a llegar al 2015 justificando todo.

Por otro lado, es justo reconocer que desde ese tiempo pudo llevar la economía municipal, aunque siempre bajo su principio de austeridad. Este principio que pudo ser eficiente en términos internos, no tuvo repercusiones en el desarrollo mentado. El turismo y la producción no se fortalecieron bajo el accionar de los agentes del desarrollo local y el municipio no tuvo ningún rol destacado al respecto.

Uno de los grandes éxitos de Luciani fue lograr una importante recomposición del salario de los trabajadores municipales obteniendo a cambio gobernabilidad. Si bien el accionar de las organizaciones gremiales fue alto, el gobierno respondió con números favorables para los trabajadores.

Por último, una serie de inundaciones castigaron a Luján en esos años. El gobierno municipal supo evadir la responsabilidad consecutivamente. No obstante, el abordaje de las emergencias dejaron mucho que desear por parte del Estado Municipal. Las obras necesarias para superar este histórico drama estarían en marcha el año próximo pero siempre asociadas a la buena predisposición del gobierno provincial y sus prioridades.

Hasta aquí, el papel de víctima que por un tiempo siempre funciona.

 

Segundo gobierno: Cuando se alinearon los planetas

“Necesitamos ayuda de la Provincia y de la Nación, que- durante cuatro años- discriminaron a nuestro distrito retaceando todo aporte de fondos, perjudicando no sólo a un gobierno municipal de otro signo político, sino, fundamentalmente a los vecinos de Luján” Oscar Luciani, discurso de asunción del segundo mandato.

La nueva etapa de Luciani se topó con dos problemas de gravedad sanitaria que Luján no puede resolver desde hace décadas: el basural y el hospital. En cuanto a las promesas, subido a la ola nacional, se incorporó la necesidad de “modernizar el Estado”, creando incluso una subsecretaría de modernización. Los resultados han sido escasos, más allá de una plataforma web enlatada que ofrece información a cuenta gotas.

Tal vez castigado por la coyuntura, Luciani no fue protagonista de la elección legislativa pero logró retener en el frente la mayor cantidad de votos, llegando incluso en octubre a un triunfo histórico que le permite tener mayoría simple a partir de estos momentos en el Concejo Deliberante. Es un triunfo, que trae también, el fin de las excusas. Es responsabilidad absoluta de este gobierno todo lo que pasa o no pasa en Luján.

En su primer discurso de asunción, Luciani pronunció “nadie está por encima de la Ley ni aún quienes pueden sentirse por derecho a pedir por sí o por quienes representan”. Sin embargo, bajo los costos de pertenecer, algunas cosas empezaron a cambiar. El caso de Araucaria Energy despertó una serie de sucesos que nos permiten observar una nueva etapa del gobierno municipal: la dependencia. La prioridad es cumplir con los deseos del poder central antes que los intereses de los lujanenses, no es casual que estas centrales se hayan radicado en distritos gobernados por Cambiemos, donde es posible esperar mayores facilidades para obtener la habilitación. Una duda, con respecto a un escueto expediente a principios de noviembre, despertó una catarata de sospechas y permitió vislumbrar un proceso administrativo que dista bastante de la normalidad. La transparencia es cosa del pasado, la fortaleza de tomar decisiones desde Luján, también. Este es el momento más difícil para el gobierno municipal ya que debe elegir entre el gobierno nacional o los lujanenses. Para algunos podrá ser una situación cerrada, pero lejos estamos de escribir el último párrafo sobre Araucaria. Luciani probó en pocos días toda su artillería. Se escondió, se hizo el distraído, jugó a la confusión y terminó abalando la decisión del Concejo Deliberante de rechazar la rezonificación que permitiría la instalación de la central en una parcela rural. No han sido horas fáciles para el gobierno y seguramente no lo serán las que sigan. Es evidente, que detrás de esto, funcionarios de primera línea dieron seguridad a la empresa de que podrían funcionar en Luján sin inconvenientes. Es evidente también, que el Intendente lo sabía.

En esta etapa, en la cual Luciani esperaba tener todo el apoyo del gobierno provincial y nacional, transita con incertidumbres. En una visita de Macri al Museo Municipal tuvo que hacer esfuerzos para poder saludarlo. Pertenecer no era como se lo imaginaba, trajo nuevos compromisos y al margen de un puñado de obras, que eran verdaderamente necesarias, se sigue postergando el tan mentado desarrollo de Luján.

 

Consideraciones finales

Luciani golpeo electoralmente con mucha suerte y algunas virtudes en varias oportunidades. Primero, sabiendo conformar un frente común con la UCR en 2011. Frente a un peronismo fragmentado y la facilidad para polarizar pasado con futuro, llegó a la Intendencia. Tuvo dificultades, muchos funcionarios pasaron e incluso, en varias oportunidades, llegó a hablar de funcionarios que no respondían a sus órdenes. Uno de los casos más emblemáticos, vinculado a las denuncias por corrupción en el Consejo de Seguridad por la carga de combustible.

Luego, la decisión de ingresar al Pro y finalmente la conformación del Frente Cambiemos, le dio una imagen renovada. Muchos ciudadanos desconformes con su primera etapa le dieron una segunda oportunidad. El contundente triunfo de este año, disparó también otras alternativas electorales dentro de Cambiemos, situación nueva que puede generar tensión hacia el interior del gobierno.

En conclusión, Luciani y la alianza gobernante se impusieron en tres de las cuatro elecciones de las cuales participaron, solo siendo derrotados por Federico Guibaud en las legislativas de 2013.

En este tiempo, uno de los debates que no podemos perder de vista es si la política se ordena de abajo hacia arriba o desde arriba hacia abajo, no en términos de la organización, sino fundamentalmente en función de los procesos electorales, en donde los resultados, con excepción del 2011, parecen imponerse por tendencia nacional. Esta situación debe abrir interrogantes para la oposición de cara al 2019.

Sin embargo, el desafío, es una vez más, construir un frente con capacidad de dirigir a Luján al desarrollo local y con vocación de articular las capacidades latentes y aún vigentes. De esto, en seis años, hemos visto poco.

 

FOTO: LUJANHOY.COM

0saves
If you enjoyed this post, please consider leaving a comment or subscribing to the RSS feed to have future articles delivered to your feed reader.

MatiasFernandez

View more posts from this author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *